4 de abril de 2018

11 consejos para conseguir trabajo sin tener experiencia


Todo aquel que empieza su vida laboral se encontrará con una temida paradoja: no puede conseguir trabajo sin tener experiencia, pero no se puede tener experiencia sin un trabajo. Es un círculo vicioso y desalentador que parece ser casi imposible de superar, casi. Nuestros 11 consejos para conseguir trabajo sin tener experiencia pueden ayudarte a triunfar en un período razonable (¡la búsqueda de trabajo requiere tiempo!).

1. AUTOEDUCATE
Apúntate a clases, asiste a talleres, obtén certificados y diplomas y, si es necesario, haz un grado universitario. Esto no solo te ayudará a adquirir conocimientos para el trabajo, sino que también demostrará tu dedicación y compromiso. Además: conocer a profesores y alumnos es un modo excelente de ampliar tu red de contactos.

2. EMPIEZA A TRABAJAR (DESDE ABAJO)
Otra forma de conseguir algo de experiencia en un área específica es trabajar por poco dinero o ninguno, no suena muy motivador, pero bueno, podría ayudarte a abrir todo tipo de puertas: puedes obtener experiencia haciendo un voluntariado, con un contrato en prácticas o por tu cuenta. Dependiendo de la carrera, una buena idea sería hacer un blog o colaborar en él para mostrar tu pasión y talento. En resumen: incluye en tu currículum y portafolio los proyectos relevantes que hayas realizado a tiempo parcial, durante fines de semana o en periodos de vacaciones.

3. TRABAJA TU RED DE CONTACTOS
Una forma adecuada de conseguir un puesto de trabajo es ser recomendado por alguien o conocer al amigo de un amigo. Para que esto suceda, tienes que crear una red de contactos y cultivarla, tanto en línea como fuera de línea: asegúrate de que la gente sepa que estás desarrollando una carrera específica y prepárate haciendo un argumento de ventas, actualizando tu currículum y haciendo un perfil de LinkedIn genial.

4. ¡VAMOS A DIBUJAR!
Es hora de agarrar papel y lápiz para hacer un gran diagrama de Venn que te ayude a marcar tu camino hacia el éxito: haz una lista con todos los conocimientos, experiencia y aspectos personales requeridos en tu trabajo futuro. A continuación, agrega tus conocimientos, experiencia y aspectos personales, y observa dónde se cruzan los dos círculos. Puedes usar esto como referencia para saber qué necesitas para mejorar y qué puedes destacar en tu currículum y carta de presentación.

5. CONVIÉRTETE EN UN EXPERTO EN TU CAMPO
Aprende todo lo que hay que saber sobre el sector y el puesto. Esto no solo te preparará para la carrera, sino que también te ayudará a crear redes de contactos y en las entrevistas de trabajo. Para convertirte en un experto en tu campo, interactúa en foros, lee blogs y únete a grupos, tanto en línea como fuera de línea. Asegúrate también de que conoces algunos nombres clave del negocio, en línea y fuera de línea, a nivel local, nacional e incluso internacional.

6. SELECCIONA MENTES
A la gente le encanta dar consejos y que se les vea como especialistas o expertos en un campo determinado. Una vez que conozcas los nombres de los profesionales a los que admiras y que tienen la carrera que tu deseas, intenta ponerte en contacto con ellos en línea o, si eres de la vieja escuela, con una nota escrita, por ejemplo. Una buena forma para hacer que la gente se sienta importante y valorada es preguntar cuáles son los siguientes pasos que debes dar. No te limites a enviar montones de correos electrónicos con tu currículum, todo el mundo está ocupado, las bandejas de entrada están llenas. Establecer siempre una conexión antes de pedir consejo o incluso favores.

7. TEN UNA BUENA HISTORIA PARA CONTAR
Asegúrate de tener una historia sobre los inicios de tu carrera que sea fascinante y que deje claro que eres la persona perfecta para cualquier puesto de un campo específico. La gente hará preguntas (¡muchas preguntas!), así que prepara respuestas claras y concisas sobre por qué quieres meterte en ese campo, qué vas a hacer para alcanzar ese objetivo y qué tienes para ofrecer. De esta manera les impresionarás con tu pasión, les soltarás todos tus conocimientos y experiencias importantes, rematarás con tus estudios y convencerás a toda persona con la que hables.

8. RENUEVA TU CURRÍCULUM
Y, ya que estamos en ello, asegúrate de que tu currículum refleja las partes clave de esa historia. Céntrate en tus aptitudes y habilidades y no solo en tus puestos de trabajo: haz un currículum que no se estanque en el pasado, sino que mire hacia adelante y muestre todo a lo que puedes contribuir en el futuro.

9. CÉNTRATE EN TUS COMPETENCIAS SOCIALES
Las destrezas transferibles pueden ser, ¡sorpresa!, transferidas de una situación o trabajo a otros, y muestran cómo interactúas con la gente. Ejemplos de estas competencias sociales son las competencias interpersonales, la capacidad de organización , capacidad de liderazgo y las habilidades de comunicación. Concéntrate en tu capacidad para motivar a las personas, hacer multitareas, supervisar o hablar en público. Haz un currículum que rdesborde personalidad y muestre tus competencias sociales en todo su esplendor laboral. Si puedes mostrar por qué determinada competencia social hará más fácil que adquieras una habilidad específica, habrás dado en el punto.

10. TEN UNA META RAZONABLEMENTE ALTA
Aunque siempre se debe apuntar alto cuando se trata de tu carrera, también es importante usar el sentido común al solicitar un trabajo. Estás empezando, así que busca puestos básicos en los que puedas demostrar que sabes hacer el trabajo. Deja claro que sabes que estás empezando, pero que estás dispuesto a aprender, y añade una irresistible cantidad de entusiasmo, pasión y determinación.

11. ¡PACIENCIA, SALTAMONTES!
Sé paciente, y ten disposición para empezar desde abajo. Meter un pie en la puerta, y después el resto, puede llevar tiempo. También puede ser agotador y parece una idea medio buena en su momento, pero si es lo que de verdad quieres hacer y te hace feliz, ¡ve por ello!
Publicar un comentario