21 de junio de 2018

¿Ya conoces el seguro educativo?


Como padre de familia, seguramente una de tus mayores preocupaciones es la educación de tus hijos ya que como dicen por ahí: “no hay mejor herencia que financiarles una carrera universitaria”.

Y es verdad, pues cuando los hijos están mejor preparados académicamente, se les abren mayores oportunidades para afrontar su futuro.

¿Sabías que hay actualmente productos financieros que te brindan la posibilidad de ver por tus hijos a futuro?

En efecto, se trata de los seguros educativos. Déjanos contarte un poco más acerca de ellos, qué son y cómo funcionan.

¿Qué es un seguro educativo?

Es un plan de ahorro que te brinda la garantía de que al llegar a la mayoría de edad, tus hijos recibirán el dinero para seguir estudiando la universidad sin preocupaciones, aun si llegaras a faltar. 

¿Cómo funcionan?

Este tipo de seguros, como cualquier otro, se contrata entre un particular y una aseguradora. El usuario contratante deberá pagar de manera mensual, trimestral, semestral o anual las primas correspondientes hasta que venza el plazo convenido.

Cuando tu hijo o hija cumpla la mayoría de edad (18 años), el plazo termina y podrá recibir el ahorro en un sólo pago o en mensualidades, según hayas convenido previamente con la aseguradora.

Educativo suelen ser:

Ahorro. Son las aportaciones periódicas denominadas primas de ahorro para alcanzar la suma asegurada.
Protección. Cubre riesgos que podrían afectar el cumplimiento de la meta de ahorro.
Inversión. El dinero acumulado genera un rendimiento y se capitaliza con el tiempo para que no pierda su poder adquisitivo.
Las principales causas de la población mexicana para no contratar un seguro son: porque piensa que son muy caros (27.5%); no sabe qué son; cómo funcionan o dónde deben solicitarse (25.9%) y, porque piensa que no los necesita o no les interesa (23.7%).

Además, este instrumento se puede contratar en tres modalidades: moneda nacional, dólares o UDIS (Unidades de Inversión); asimismo la indemnización se puede recibir en un pago único o contratando un fideicomiso en administración que periódicamente se encargará del pago de colegiaturas y el costo de manutención.

Debes saber que además del plan de ahorro, la mayoría de estos seguros suelen incluir también otros beneficios, como el pago de la suma asegurada en caso de enfermedad terminal, muerte accidental o invalidez de la persona que contrató el seguro. Pero cada institución ofrece diferentes coberturas, acércate a la de tu preferencia y pregunta por la póliza de tu elección.
Publicar un comentario