30 de octubre de 2014

Ayude a sus hijos a usar las redes sociales de un modo seguro


Sus hijos pueden usar sitios web de redes sociales especialmente diseñados para ellos, como Webkinz o Club Penguin, o bien sitios para adultos, como Windows Live Spaces, YouTube, MySpace, Flickr, Twitter, Facebook y otros.

Los niños usan las redes sociales para conectarse con otros que viven del otro lado del mundo y con sus pares, que ven en la escuela todos los días.

Los niños deben entender que cualquier persona con acceso a Internet puede acceder también a las redes sociales que ellos utilizan. Como resultado, parte de la información que publican puede exponerlos a sufrir estafas de suplantación de identidad , ciberacoso y ataques de predadores de Internet. A continuación, ofrecemos distintas maneras para ayudar a sus hijos a usar las redes sociales de forma segura.

Dialogue con sus hijos acerca de sus experiencias. Aliente a sus hijos a que acudan a usted si algo en Internet los hace sentir nerviosos, incómodos o amenazados. Mantenga la calma y recuérdeles a sus hijos que hicieron bien en informárselo. Hágales saber que los ayudará a resolver la situación de forma positiva.

Establezca reglas para el uso de Internet. Tan pronto como sus hijos comiencen a usar Internet por su cuenta, establezca reglas de uso. Estas reglas deben determinar si sus hijos pueden visitar sitios web de redes sociales y, de ser así, de qué modo. Para obtener más información acerca de cómo establecer reglas, consulte Uso de contratos familiares para proteger a los niños cuando están en línea.

Asegúrese de que sus hijos respeten los límites indicados para cada edad. La edad mínima recomendada para inscribirse en los sitios de redes sociales suele ser 13 años. Si sus hijos no alcanzan la edad mínima recomendada, no permita que visiten estos sitios. No suponga que las restricciones de edad de estos sitios evitarán que sus hijos se inscriban en ellos.

Infórmese. Evalúe los sitios que sus hijos planean visitar y asegúrese de que tanto usted como sus hijos comprendan las políticas de privacidad y el código de conducta de cada sitio. Averigüe si el sitio controla el contenido que se publica en él. Asimismo, revise la página de sus hijos de forma periódica.

Enséñeles a sus hijos que nunca deben encontrarse con personas que sólo conozcan por Internet. Es realmente peligroso que un niño se encuentre con personas que sólo conoce por Internet. No es suficiente decirles solamente que no deben hablar con los extraños porque posiblemente a su hijo le parezca que la persona que conoció en línea no es un extraño. Para más consejos sobre cómo proteger a sus hijos en Internet, vea Depredadores en línea: qué hacer para minimizar el riesgo.

Aliente a sus hijos a comunicarse con personas que ya conocen. Puede ayudar a proteger a sus hijos alentándolos a usar estos sitios para comunicarse con sus amigos, pero no con personas que sólo conocen por Internet.

Asegúrese de que su hijo no use su nombre completo. Enséñele a su hijo a usar sólo su primer nombre o su alias, pero nunca un alias que pueda atraer atención inapropiada. Asimismo, no permita que sus hijos publiquen los nombres completos de sus amigos.

Asegúrese de que no haya información de identificación personal en el perfil de su hijo. Muchos sitios web permiten que los niños se unan grupos públicos que incluyen a todos los alumnos de una escuela determinada.

Tenga cuidado de que su hijo no revele información que pueda servir para identificarlos, como la mascota de la escuela, su lugar de trabajo o el nombre de la ciudad donde vive. El exceso de información puede dejar a sus hijos expuestos al ciberacoso, a los depredadores en línea, al fraude en Internet o a los robos de identidad. Para más información al respecto, vea Reconozca las estafas de suplantación de identidad y los correos electrónicos falsos.

Considere la posibilidad de visitar sitios que no sean demasiado públicos. Algunos sitios web permiten la protección de su sitio con contraseña o el uso de otros métodos para permitir que accedan al sitio sólo las personas que su hijo ya conoce. En Windows Live Spaces, por ejemplo, se pueden asignar permisos para mostrar el sitio sólo a quien uno desee, incluyendo a todos los que están en Internet o únicamente a las personas elegidas.

Tenga cuidado con los detalles que aparecen en las fotografías. Explique a sus hijos que las fotografías pueden revelar mucha información personal. Indíqueles a sus hijos que no publiquen fotografías propias ni de sus amigos que contengan detalles claramente identificables, como nombres de calles, matrículas de vehículos o prendas que lleven el nombre de su escuela.

Advierta a sus hijos sobre los riesgos de expresar sus sentimientos a los desconocidos. Probablemente, ya les haya aconsejado a sus hijos no comunicarse en línea directamente con extraños. Sin embargo, los niños suelen utilizar las redes sociales para escribir diarios y poemas en los que expresan sus más profundas emociones.

Explíqueles a sus hijos que cualquier usuario de Internet puede leer ese material y que los predadores suelen buscar niños emocionalmente vulnerables.

Hábleles a sus hijos acerca del ciberacoso. Tan pronto como sus hijos tengan edad suficiente para comenzar a usar redes sociales, hábleles acerca de ciberacoso. Hágales saber que, si creen ser víctimas de ciberacoso, deben acudir inmediatamente a sus padres, a su profesor o a otro adulto de confianza. Es también importante alentar a sus hijos a que se comuniquen con otros en línea del mismo modo que lo harían personalmente. Indíqueles que deben tratar a los demás como a ellos les gustaría ser tratados.

Eliminación de la página de su hijo. Si sus hijos no respetan las reglas que estableció para ayudarlos a proteger su seguridad y no modifican su comportamiento luego de hablar con ellos al respecto, puede ponerse en contacto con el sitio que administra la red social en cuestión y solicitar que eliminen su página. Asimismo, puede que resulte aconsejable informarse sobre herramientas de filtrado de contenido de Internet (por ejemplo, Windows Live Family Safety ) a modo de complemento de la supervisión de los padres, pero no como sustituto ésta.
Publicar un comentario